EntreLineas Gabo

La denuncia de Gabo

EntreLíneas 2018 se dedica a la Denuncia Social. Todavía a estas alturas hay quien nos pregunta por qué y, en un día como hoy, celebrando el 91º aniversario del nacimiento de Gabriel García Márquez, recurrimos a su figura para reivindicar esa cultura comprometida. Soñamos con que, si viviera, Gabo apoyaría estas jornadas culturales sin ánimo de lucro.

Tal día como hoy, nacía Gabo en Aracataca, departamento de Magdalena, en Colombia… ¡ay, su querida Colombia, de la que acostumbraba a decir que “llevo conspirando por la paz en Colombia casi desde que nací”.

Tras haber comenzado la carrera de Derecho, la abandonó entregándose a la literatura y el periodismo, lo que en 1955 le hizo pagar su primer peaje. Entonces y escribiendo para el diario El Espectador, destapó los pormenores de la tragedia del buque de guerra A.R.C. Caldas, a través de 14 crónicas con las que tiró por tierra la versión oficial (el buque estaba sobrecargado de contrabando). Consecuencia de ello y ante el temor de represalias, fue enviado como corresponsal a Europa. Relato de un naufragio (1970) recoge estos hechos.

Este es solo un ejemplo del compromiso de García Marquez, que ya en su discurso por el Nobel de Literatura dio una auténtica lección:

“El país que se pudiera hacer con todos los exiliados y emigrados forzosos de América latina, tendría una población más numerosa que Noruega. Me atrevo a pensar que es esta realidad descomunal, y no sólo su expresión literaria, la que este año ha merecido la atención de la Academia Sueca de la Letras […]. ¿Por qué la originalidad que se nos admite sin reservas en la literatura se nos niega con toda clase de suspicacias en nuestras tentativas tan difíciles de cambio social? ¿Por qué pensar que la justicia social que los europeos de avanzada tratan de imponer en sus países no puede ser también un objetivo latinoamericano con métodos distintos en condiciones diferentes?

Hoy más que nunca hace falta esa denuncia social, esa libertad expresión tan menoscabada en España. Son necesarios espacios en los que la cultura salga a la calle y no calle, aunque, como sucede este año con EntreLíneas 2018, haya quien quiera taparnos la boca. No lo conseguirán: nuestro tesón y nuestros apoyos, como prueba la buena marcha del crowdfunding, son a prueba de represión porque, como decía Gabo, “la interpretación de nuestra realidad a través de los patrones, no los nuestros, sólo sirve para hacernos cada vez más desconocidos, cada vez menos libres, cada vez más solitarios”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar